domingo, 17 de julio de 2011

Derrumbo la pared

Nací el día de los ganadores
del toma y daca
de la espada y la pared,
nací el día de saltar charcos
del caer parado
del doblarme pero nunca ceder.

Nací el día de la victoria
del estar siempre al límite
del acostumbrado a vencer,
nací el día menos pensado
del no puede pero ahora gano
del nunca dejarme llover.

Nací un día para hacer historia
del hago esto porque me gusta
del volar sobre la torre Eiffel,
nací el día de la tormenta
del que no corre pero vuela
del que todo lo hago para merecer.

Nací el día de la fortuna
del salir a la calle con vacunas
del como sea pero me tengo que mover,
nací un día de locura
del soy más capaz que la cordura
del de mis manos saco la espada y derrumbo la pared.

Autor: Marcial SG
17-julio-2011

lunes, 4 de julio de 2011

Curándome en salud.

Hay fantasmas que rodean mi cabeza últimamente, no me gusta el que soy ahorita, tan seguro de que soy yo mismo simplemente esos malditos fantasmas me hacen pasar minutos de inseguridad y de mala imagen, es un bache, lo sé, no es facil solucionarlo uno mismo sin de vez en cuando pasar a fregar a alguien, a tal punto de casi alejarlos de mi, al menos y sin mucho consuelo sé lo que me pasa y ahorita nada más me queda salir de esta situación.

Soy alegre y bromista por naturaleza, pero ultimamente el desconcierto en el que paso hace que sea un poco intolerante y gruñon, lo único bueno de mi estado es que escribo hermosos poemas de dolor y desamor que a veces quiesiera estar en este trance para siempre escribir así.

Debo aplicar equilibrio en mi vida, a los de mi alrededor les pido compresión, aunque la verdad si los entiendo que tener a un tipo como yo a su lado ya es muy dificil de soportar.

No me siento víctima de nada, solo ando en un bache, tampoco hago de esto una fatalidad, el fatalismo es de perdedores y yo soy un ganador, como una vez dije, a veces pierdo y sé perder, pero soy un ganador por naturaleza.

Me han dicho que es depresión y que me tengo que tratar con un psiquiatra, ante eso ya estoy curado de espanto cuando la única vez que me traté de depresión de nada sirvio, el doctor solo me quitó el poco dinero que tenía y quedé el doble de deprimido que como estaba antes.

Aprendí a salir de los hoyos yo mismo, aunque a veces si quiero una mano incondicional, lo veo en la gente de mi alrededor, cada quien tiene su incondicional, yo he sido y soy incondicional de los demás pero a mi me falta un incondicional, o quiza lo tengo pero no me he dado cuenta.

Así que me toca otra vez salir yo solito, sin tanta sangre derramada como antes, no de en balde pasan los años y uno aprende hacerse sus torniquetes solito, uno se sabe curar sus heridas despues de tantas veces estar perdido.

Qué bien me hace escribir, siempre ha sido mi cura, aunque nadie me lea saco mucho dolor e incertudembre y saldré a la calle un poquito más limpio a provocar al futuro y mis futuros éxitos.

Salud a todos!